La Justicia

Una de las cuatro virtudes cardinales que consiste en dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece.

Vivimos en tiempos donde las personas tenemos sed de justicia, pero no tenemos en cuenta que la justicia no es solamente un valor si no una virtud, es una cualidad muy personal, por esa razón es subjetiva.

Depende de nuestra capacidad el realizar actos justos, entonces ¿Qué es la justicia en sí? En esencia la justicia es “igualdad” e igualdad quiere decir equidad, pero no siempre se da bajo la misma situación. Para ser más exactos, la justicia es repartir algo teniendo en cuenta las diferentes necesidades y en cuanto se han esforzado por conseguirlo.

Cuando existen tantos inocentes llenando los penales, cuando la corrupción ha tergiversado totalmente el significado y le ha puesto un precio, ¿podemos hablar de justicia?

Es de vital importancia que sigamos creyendo en la justicia y que también parta de nosotros ya que no podemos exigir justicia si nosotros no la practicamos en nuestro cotidiano vivir .

Por ello:

Para ejercer la justicia es mejor vendarse los ojos
Pero para ejercer el voto, es mejor tenerlos bien abiertos

En nuestras manos está que la justicia sea un valor permanente en el PERÚ.

VOTEMOS POR LOS MEJORES CIUDADANOS

Anuncios

Seamos honestos con el Perú

Dícese de una persona que es honesta, cuando actúa de manera recatada, pudorosa, razonable y justa.

La honestidad va de la mano con la verdad y ligada a la sinceridad y es un valor indispensable para el buen desarrollo de las relaciones humanas. Es la pieza más importante que te ayuda a conseguir confianza, credibilidad y respaldo de parte de la comunidad.

Nos hemos preguntado ¿cuán importante es la honestidad en nuestros días?

¿Nos hemos puesto a reflexionar lo que significa emitir un voto honesto que permita escoger a las personas más calificadas para conducir el próximo quinquenio los destinos del país?

Creo que ha llegado la hora de hacerlo. Faltan muy pocos días para expresar en las urnas nuestro sentir y nuestra esperanza.

Al votar conciente y reflexivamente, estamos ejercitando la honestidad en toda su dimensión.

Votar con honestidad significará tomarnos el trabajo de evaluar a todos aquellos que pretenden erigirse en nuestros mandatarios o representantes.

Analizar su preparación, sus antecedentes, sus cualidades, su familia Y ver si en el cotidiano vivir se han preocupado de predicar con el ejemplo. Sigue leyendo