El hardware abierto es una oportunidad para el progreso científico, según un especialista

Vía www.telam.com.ar
Los diseños de la Computadora Industrial Abierta Argentina o de los nanosatélites fabricados en el país están publicados en internet para que puedan ser reutilizados por quien quiera, lo que representa “un ejemplo de los beneficios del hardware abierto para el progreso científico”, destacó un investigador del Conicet, miembro del movimiento global “Gosh”.

El movimiento por un “Hardware Científico Global Abierto” (Gosh, según sus siglas en inglés) es una comunidad abierta formada en 2016 para fomentar que las tecnologías elementales sean de dominio público y así cualquier persona pueda tanto acceder a ellas como adaptarlas para un uso más elaborado.

El primer encuentro de Gosh tuvo lugar el año pasado en Suiza, con la participación de 40 personas, mientras que el segundo se desarrolló hace un mes en Chile, y formaron parte más de 100 personas de 30 países, entre las que estaba Alejandro Nadra, investigador del Conicet.
“Uno piensa que el hardware es la parte de la computadora que no es el programa, pero en realidad la definición va más allá. Es cualquier tecnología, maquinaria o herramienta elemental que uno diseña para hacer algo con fines diversos”, explicó Nadra en diálogo con Télam.

El investigador ejemplificó con un caso muy sencillo: “La rueda puede ser considerada como una tecnología elemental, por lo que debe ser de dominio público para que después sí cualquier interesado pueda acceder a ella o modificarla y, si desea, reutilizarla con fines comerciales, como una valija con rueditas”.

“No es una oposición a la propiedad industrial, sino un complemento”, aclaró.

La libertad se ejerce!
La tecnología se usa!
Si no, no es libertad, ni tecnología

Aquí, Nadra hizo hincapié en que una de las posibilidades que permite el hardware abierto es la no existencia de las llamadas “cajas negras”, que se refieren a cualquier pieza compleja de un equipo con contenidos que son “misteriosos” para una persona que quiera acceder a esa información que está “empaquetada”.

De esta forma, lo que se fomenta es la “socialización del conocimiento” o como resume uno de los principales mensajes de Gosh: “Mil cabezas piensan mejor que una”.

Así como la rueda, Nadra mencionó ejemplos argentinos concretos que se enmarcan dentro del hardware abierto, tales como los diseños publicados en plataformas abiertas de los nanosatélites de la compañía Satellogic y, por otra parte, de la Computadora Industrial Abierta Argentina (CIAA).

“La computadora industrial abierta (un proyecto que nació en 2013) es el desarrollo de un producto para que sea el corazón (o el cerebro) de robots, maquinarias, satélites o lo que sea que requiere una computadora basada en tecnologías abiertas desarrolladas de forma colaborativa”, subrayó el investigador.

La CIAA es la primera y única computadora del mundo que reúne las dos cualidades -según explica en su sitio web- de ser “industrial y abierta”.

De esta forma, su diseño está preparado para las exigencias de confiabilidad, temperatura, vibraciones, ruido electromagnético, tensiones, cortocircuitos, que demandan los productos y procesos industriales. Además, es abierta porque toda la información sobre su diseño de hardware, firmware y software está libremente disponible en Internet bajo la licencia BSD, para que cualquiera la utilice como quiera.

En este punto, Nadra se preguntó “cuántas tecnologías revolucionarias estarán durmiendo en el cajón de mercados” por trabas burocráticas.

Así, este interrogante y otros, tales como la forma de documentar lo que uno hace para que pueda llegar a las personas, la discusión sobre la propiedad intelectual y la metodología para hacer planes de negocio con la visión de tecnologías abiertas fueron debatidos en el segundo encuentro de los activistas de Gosh.

“La de Chile fue mi primera participación y la experiencia fue muy positiva. Además, fue un encuentro muy diverso”, comentó el investigador, y agregó que el encuentro “intentó fomentar la diversidad de género y nacionalidad ya desde el formulario de aplicación”.

En este sentido, para las opciones de género estaban la de “mujer, trans, bisexual, gay y otro”, así que si eras hombre tenías que apuntar en “otro”, comentó Nadra, porque se sabe “que este tipo encuentros suelen ser sesgados”.

Lo mismo corrió para las nacionalidades, en los casilleros del formulario estaban los países de América Latina, pero no de forma explícita Japón, Estados Unidos o Alemania.

“Efectivamente, estas herramientas fueron efectivas para promover la diversidad porque más de la mitad de las participantes eran mujeres, había 100 personas de 30 países, y las profesiones iban desde científicos y tecnólogos, hasta artistas y abogados”, destacó.

Los diferentes principios del movimiento se pueden ver en su sitio web, http://openhardware.science/gosh-manifesto/spanish/, resumidos en forma de manifiesto, entre los que se encuentra la forma en que promueve el conocimiento científico.

“El movimiento es reciente pero está creciendo. El próximo encuentro se va a realizar el próximo año en China y la idea es rotarlo para que pueda llegar a la mayor cantidad de participantes”, subrayó el investigador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s