8 recursos online para encontrar a una persona

Vía www.softonic.com

¿Quieres encontrar a una persona y ya has utilizado el típico método de “voy a poner su nombre en Google y a ver qué pasa”? Aquí tienes 8 recursos o alternativas que multiplicarán tus opciones para dar al fin con ese familiar o amistad al que has perdido la pista.

Un aviso previo: Te ofrecemos estos recursos para buscar alguien a quien no le importa ser encontrado. No aconsejamos ni recomendamos que te plantees, por ejemplo, acosar a tu ex. Nada bueno saldrá de ello.

1. Explora las redes sociales

Google es mejor buscador de personas en redes sociales que los buscadores internos de algunas redes sociales, como el caso de Facebook. Solo tienes que utilizar la fórmula de búsqueda “[nombre de usuario] site:facebook.com”. Si no encuentras nada interesante a primera vista, prueba con la pestaña de “Imágenes“; es posible que encuentres a la persona que buscas siempre y cuando sepas cómo es físicamente.

Merece la pena dedicar tiempo a los buscadores de Facebook, Twitter y LinkedIn, las tres redes sociales más populares. Cada uno de ellos tiene sus particularidades.

iyiajkaapyejfxjv9hdk

Por ejemplo, el buscador de Facebook te permite restringir los resultados por fecha y/o localización. Eso significa que aunque la persona que busques lleve tiempo sin postear nada en Facebook, podrás encontrar sus publicaciones antiguas.

Mucha gente suele utilizar alias o variaciones de su nombre en redes sociales precisamente para evitar ser encontradas. No obstante, puedes encontrarlas de todas formas si sabes su número de teléfono o su dirección de correo electrónico. Ponlos en los buscadores internos de las redes sociales y, si han vinculado su teléfono o su correo a su perfil, darás con ellos.

Tanto en Facebook como en Twitter es posible bloquear la opción que te encuentren mediante tu teléfono o tu correo, pero mucha gente desconoce esta posibilidad o infravalora lo efectiva que puede ser.

2. Apps o webs de ligoteo

Apps o webs de ligoteo como Badoo, Meetic, Tinder, OKCupid o Plenty of Fish no te permiten buscar por nombre. Además, muchos usuarios utilizan alias. Ahora bien, puedes buscar por localización o por género. Y esas dos opciones son más importantes de lo que parecen.

“Incluso las páginas de ligoteo pueden mantener tu información privada archivada de forma indefinida“, explica Darrin Giglio, investigador jefe de North American Investigations, para el portal Gizmodo (fuente principal e inspiración para el presente artículo). “Incluso cuando borras tus perfiles online y borras tus cuentas, todavía hay registros”.

zodc1y2j6b7dd7qyvifm

Si sabes dónde vive la persona que buscas, no pierdes nada por realizar una búsqueda exhaustiva en estos portales. Si da la casualidad de que esta persona busca o estuvo buscando a su media naranja, puede que encuentres su perfil con un montón de información relevante.

3. Explora la Deep Web

A grosso modo, Internet consta de tres partes: la web “normal”, que está disponible para todos e indexada por motores de búsqueda populares como Google, sin ir más lejos; la Deep Web, accesible pero no indexada en servicios tradicionales; y la difícil de acceder Dark Web.

En la Deep Web aguardan millones de documentos y de información que un motor de búsqueda normal no indexa. Pero existen motores especializados en buscar en la Deep Web como es el caso de Pipl.

hhhkgkh

En concreto, Pipl es un buscador de datos sobre personas que se ocultan en la Deep Web. Es gratuito y sencillo de utilizar. ¡No olvides echarle un vistazo!

4. Realiza una búsqueda inversa de imágenes

Somos por lo general perezosos, así que tendemos a utilizar la misma imagen para múltiples perfiles y cuentas. Si has encontrado una imagen reciente de la persona a la que quieres encontrar, puedes realizar una búsqueda inversa en Google mismo o en servicios especializados en este tipo de búsqueda como es el caso de TinEye. De esta forma encontrarás otras cuentas con información adicional o complementaria que te ayudará a afinar la búsqueda.

668686

5. ¿Conoces sus aficiones? Aprovecha esta pista

¿Sabes qué le gusta a la persona que buscas? Puede que la encuentres en foros y comunidades centrados en sus aficiones. Puedes echar un vistazo en los grupos de Facebook, por ejemplo. Si sabes dónde vive esa persona, puedes afinar aún más y buscarla en grupos de Meetup. Es una alternativa que requiere un poco de pensamiento lateral y de esfuerzo extra, pero puede dar resultados.

6. Utiliza extensiones para navegadores que espían por ti

Existen dos extensiones en particular, ContactOut y Discoverly, que muestran información normalmente oculta en, por ejemplo, tus contactos de Gmail o los perfiles de LinkedIn. Si ya has encontrado a la persona pero necesitas, por ejemplo, su correo electrónico o su teléfono, estas extensiones pueden merecer la pena.

gjgjfgjgf

7. No olvides a los amigos de la persona

Si no das con la persona en cuestión, puede que la clave se encuentra en los perfiles o cuentas de sus amigos o familiares. “La gente está conectada, conectada y, finalmente, conectada, de muchas formas diferentes”, explica el investigador jefe de North American Investigations. “Puedes crear una cadena de conexiones que te lleven hasta la persona con paciencia y cierta información”.

“Incluso si la persona no tiene cuenta, hay muchas posibilidades de que alguien de su familia o que sus amigos sí tengan”.

Imagina que, por ejemplo, te llamas Ben Grimm y quieres buscar a tu Tía Petunia pero no hay forma de dar con ella. Inténtalo con tus primos entonces. A través de ellos puedes dar con tu Tía.

8. Más allá de Google

A lo largo del artículo ya has comprobado que existen muchos motores de búsqueda más allá de Google. Pero todavía quedan muchos más. Si una búsqueda inicial en Google acaba en fracaso, no olvides Bing o DuckDuckGo. Y si estas dos no funcionan, prueba con buscadores que indexan más contenido de lo normal como WebCrawler, DogPile o Monster Crawler. Ah, y no olvides WayBack Machine, el servicio que te permite ir a páginas que en teoría han sido eliminadas de Internet.

Anuncios

¿Estás de vacaciones? Esta variante de WannaCry podría atacarte

Vía www.softonic.com

Aunque el ransomware Wannacry, que puso en peligro nuestra seguridad en mayo ya se daba por muerto, parece que aún tiene algo de vida: los expertos han detectado que tiene una nueva víctima, especialmente vulnerable en esta época de vacaciones. Una variación del virus ha llegado al wi-fi de los hoteles.

Los últimos coletazos de WannaCry ahora se han empezado a dejar ver en forma de un nuevo ataque bautizado como GAMEFISH y que afecta a los clientes que se conectan en el wi-fi de los hoteles. Este ataque funciona de la misma manera que el original, aprovechando lo vulnerables que son algunos ordenadores no actualizados.

El ransomware funciona de la siguiente manera: los hackers envían correos electrónicos infectados a las direcciones de e-mail de los principales grupos hosteleros de Europa. Se hacen pasar por turistas que buscan una habitación de última hora y que envían un adjunto que aparentemente es un formulario de reserva para dicho hotel.

En realidad el archivo, que lleva por nombre el inocente Hotel_Reservation_Form.doc, es un adjunto malicioso que infecta los PCs desactualizados. Si el recepcionista abre el archivo en un ordenador no demasiado nuevo tiene muchos números de que este se infecte, así como a otros PCs en la misma red. Dado que el virus se propaga por wi-fi esto podría significar la infección de muchos ordenadores de húespedes del hotel.

¿Cómo puede evitarse algo así? El consejo número 1 es el de siempre: ACTUALIZA. Procura que tus PCs tengan una versión lo más nueva posible de Windows, no hay escudo mejor contra virus.

Además de este consejo básico te dejamos con un útil vídeo con 6 trucos más para mantener el ransomware a raya.

Los móviles Android ahora cuentan con un botón del pánico. ¿En qué consiste?

Vía www.softonic.com
Los móviles Android cuentan ahora con un nuevo sistema de seguridad llamado “botón del pánico”.

El “botón del pánico” está pensado especialmente para vigilar las apps que se han instalado fuera de Google Play. Si notas que se comportan de forma extraña (señal de que podrían incluir un virus), basta con usar el botón para volver a la página de inicio de Android y desinstalar al 100% esa aplicación.

La filosofía detrás del “botón del pánico” es parecida a la del CTRL+ALT+SUPR de Windows.

Ojo, este “botón del pánico” solo está disponible en la versión 7.1.1. de Android así que ahora ese encuentra al alcance de muy pocos. Es más: la función aún no ha sido confirmada por Google sino que ha sdo descubierta por programadores externos a la compañía.

Eres vulnerable en Internet y solo tú tienes la culpa

¿Eres de esos que aceptas a todos en tus redes sociales? ¿Te conectas a Wi-Fi pública? ¿Usas la misma contraseña para todo? Estás en peligro y el único responsable eres tú.

Vía www.urbantecno.com

Para intentar engañar a los más precavidos, algunos timadores incluso simulan ser remitentes de confianza como la de tu banco o de Apple, por ejemplo. Eso sí, presta atención a algunas diferencias notorias porque a veces no se esfuerzan demasiado: la primera de todas, el remitente.

Si dudas de la autenticidad de un correo de tu banco, llámales inmediatamente

Así que sé cuidadoso antes de abrir emails de desconocidos y sobretodo, a la hora de pulsar enlaces o abrir adjuntos.

Si tienes dudas de algo, por ejemplo de tu banco, es mejor que visites su web o que les llames para comprobar la veracidad.

Contarlo todo en tus redes sociales

A veces nos volvemos paranoicos ante los peligros de la red y al mismo tiempo, compartimos todo lujo de detalles en Facebook, Twitter, etc. No es muy difícil para un estafador localizar tu nombre en las redes y obtener información personal tuya, desde tu fecha de nacimiento al nombre de tu madre o si esta semana vas a estar fuera de vacaciones.

No publiques que te vas de vacaciones, mejor cuéntalo a la vuelta

Como detallan desde la web del Ministerio Español de Educación y Cultura, una buena medida es intentar configurar adecuadamente tus redes sociales para que no estén al alcance de cualquiera, poner candados, desactivar la opción de compartir localización y por supuesto sentido común: no hace falta contarlo todo. Ya contarás a la vuelta cómo han sido tus vacaciones.

Conectarte redes Wi-Fi públicas

Aunque es genial poder mirar el Facebook desde una cafetería o perder el tiempo en internet en el aeropuerto, se cuidadoso. Tanto si requieren una contraseña de acceso como si no, las redes públicas permiten que un usuario avanzado sea capaz de ver qué webs visitan y qué información escriben otros dispositivos en el mismo Wi-Fi.

Mucho cuidado en los bares, restaurantes y aeropuertos que ofrecen Wi-Fi gratis. Bussines Insider

Así que si te conectas a una, al menos evita entrar a tu banco o a tus cuentas personales de redes sociales. Según explican en el diario ABC, considera usar una app VPN para incorporar una capa adicional de seguridad.

Aceptar todas las solicitudes de amistad

¡Qué fantástico, tengo 700 amigos en Facebook! Sin embargo, el día de mi cumpleaños me llaman 3 personas, dos de las cuales son mi abuela y mi madre. Tenemos la absurda manía del postureo, de pensar que en redes sociales cuanto más, mejor. En base a eso, aceptamos a casi cualquiera.

Tienes 700 amigos en Facebook, pero en tu cumple solo te llama tu madre y tu abuela

De este modo, muchos stalkers usan las redes sociales para obtener información de víctimas potenciales e incluso de enviar mensajes de acoso.

Antes de agregar a alguien que no conozcas, échale un buen ojo a su perfil y comprueba si tienes contactos en común.

Usar la misma contraseña para todo

No hace falta que te digamos que es necesario que las contraseñas sean robustas. Como nos enseña el diario El Mundo, estas deben contener largas cadenas de caracteres con combinaciones de números, letras, símbolos, etc. Y no es la única medida de seguridad, ya que además deberías asignar un password para cada cuenta. Porque si no, si un hacker obtiene una de las contraseñas, tendrá acceso a mucho más.

Esto es especialmente importante para perfiles de redes sociales, cuentas bancarias, tiendas de ropa online… y no acaba aquí la cosa, también deberías cambiarlas periódicamente.

¿Actualizar otra vez? ¡Qué lata!

Los sistemas operativos, navegadores, programas, antivirus y apps que usamos diariamente no son infranqueables. De hecho, en mayor o menor medida todos contienen algunos bugsy/o vulnerabilidades por los que pueden ser atacados. Lo saben los hackers, que se esfuerzan en dar con ellos, y lo sabe la empresa desarrolladora, que lanza parches y actualizaciones para remediarlo.

Actualizar es la mejor forma de estar protegidos frente a bugs. iPadizate

Desde la Oficina de la Seguridad del Internauta de España, nos insisten en la importancia de mantener tu equipo al día. Si te da pereza (cosa totalmente comprensible por otro lado), prográmalas para que se realicen de forma automática. Aun así, no está de más que compruebes de vez en cuando si efectivamente, se han actualizado.

Dejar nuestro dispositivo a la merced de cualquiera

Puede que algunos hackers desarrollen auténticas obras de arte de la ingeniería para intentar extraer tu información, pero a veces es mucho más sencillo que todo eso: si tienes la mala costumbre de dejar tu ordenador encendido en la oficina, el móvil o la tablet sobre la mesa… entonces, todo mucho más fácil. Cualquier persona puede aprovechar un descuido para hacerse con él.

¿De qué sirve tener un antivirus si luego te dejas en móvil en la mesa del restaurante?

Huelga decir que todos tus dispositivos deben contar con un bloqueo de seguridad que emplee una contraseña o huella dactilar para que, tanto si son sustraídos como si simplemente están al alcance de cualquiera, no sea tan sencillo extraer datos personales.

La magia del autocompletar

Lo sabemos: te gusta a ti y nos gusta a nosotros. ¿Qué hay mejor que la función de autocompletar? Apenas escribes la “E” y tu equipo ya ha rellenado en todos los huecos tu nombre completo, dirección, correo electrónico, teléfono móvil y talla de sujetador, si hace falta.

La vagancia es clave en los descuidos

Se lo estás poniendo muy fácil a los criminales. Haz el esfuerzo y desactiva de tu navegador la función de autocompletar y pierde el tiempo introduciendo tus datos, especialmente los bancarios.

Merece la pena ser metódico en estos detalles para evitar disgustos futuros.

¿De verdad necesitas tantas cuentas?

A veces creamos un usuario con su respectiva contraseña para leer un artículo o comprar un objeto determinado y ya nunca más se supo, no volvemos a entrar a la web. Sin embargo, esa información, que en muchos casos contiene tu nombre completo, datos de contacto e incluso información bancaria pueden ser un riesgo potencial.

Deberías llevar al día cuál es tu huella en internet y si no usas una cuenta, tómate el tiempo necesario para eliminarla. Así sabrás qué información suministras y a qué webs.