Internet: involucrarse y fortalecer el diálogo para cuidar a los chicos


Vía www.lanueva.com

“Por qué le preguntamos a los chicos cómo les fue en el colegio o si tienen deberes, y no indagamos sobre qué aplicaciones están utilizando o con quién hablan en Internet”.

Esa simple situación expuesta por Sebastián Bortnik, especialista en seguridad informática y uno de los fundadores de la ONG Argentina Cibersegura, pone en evidencia que muchas veces los adultos no prestamos la atención suficiente o evitamos involucrarnos con el desenvolvimiento de nuestros hijos en Internet, quizás por tratarse de un tema que no entendemos o nos demanda mucho esfuerzo.

Ese mundo, virtual y real al mismo tiempo, tal como sostiene el bahiense, esconde peligros de los cuales tenemos la obligación de protegerlos.

“Hace unos años empezamos a trabajen en esto que Internet no es virtual. Si uno va al diccionario, la definición dice que se trata de algo aparente y no real. Pensar que las cosas en Internet no son reales, es el principio y uno de los primeros motivos que empiezan a explicar porqué no nos cuidamos, ya que pensamos que lo que pasa ahí en realidad no sucede”, sostuvo Bortnik.

Mencionó también que esa supuesta virtualidad nos hace olvidar de los peligros y las consecuencias de nuestras acciones, “por eso exponemos tanto nuestra privacidad. Subimos una foto y no estamos pensando que la compartimos con toda la humanidad”.

“En los colegios les decimos a los chicos que antes de subir una foto piensen si la pondrían en el celular y se la mostrarían a toda la gente con la que se cruzan. Si eso los hace sentir incómodos, entonces no la suban”.

Contó que en una oportunidad una estudiante le manifestó que los cibercriminales atacan a grandes empresas y que no había razón para que la eligieran a ella.

“Le dije que pensara si cuando sale a la calle no está preocupada en que le roben, ya que, siguiendo ese pensamiento, los criminales solo roban bancos y grandes firmas. Se quedó pensando y entendió que si en el mundo físico hay delincuentes que realizan grandes robos y otros que sustraen billeteras, lo mismo sucede en el digital”.

Un boliche

En sus charlas, Bortnik realiza una comparación entre la presencia de un menor navegando en Internet y en un boliche.

“Si le preguntara a los padres de chicos de entre 12 y 13 años si preferirían que estén en su habitación o en un boliche, seguramente todos me dirían que optarían porque permanezcan en su casa. Cuando vos estás en tu habitación, con la puerta cerrada, y te conectás a Internet, estás entrando a un lugar lleno de desconocidos, con riesgos y en un contexto de desinhibición. Entonces, cuál es la diferencia entre conectarnos y estar en un boliche. La diferencia está solo en lo físico y lo no físico”.

Analizando aún más la situación, sostiene que “quizás, si bien esto no es lineal, el chico estaría más seguro en un boliche, porque está rodeado de gente mirando lo que pasa y probablemente antes de que fuera se le dieron un montón de indicaciones de cómo cuidarse, cosa que no hacemos con la computadora. Con lo cual, podríamos llegar a pensar que el mundo físico es más seguro que el virtual”.

“No juzgo a los padres, porque la mayoría cuando tuvo a sus hijos no pensó que un chico a los 9, 10 u 11 años pudiera estar expuesto a temas sexuales. Si no rompemos esos tabúes culturales y le hablamos a la edad en que nos resulta cómodo tratar esos temas, llegamos tarde. Desde los 8 o 9 años no solo pueden tener acceso a esas cosas en Internet, sino que va a haber muchos adultos que los pueden estar exponiendo o intentando vulnerar”, prosiguió.

Acerca de la problemática del grooming, dijo que en el país existe poca estadística y que por esa razón, desde Argentina Cibersegura, realizaron el año pasado una encuesta para docentes.

“El 67% indicó haber vivido hechos de ciberbullying y ciberacoso en su escuela, y el 14% hechos de grooming. Desde las fiscalías se determinó que hay mas de 2 mil casos investigados de grooming a nivel nacioal, lo que no resulta menor teniendo en cuenta que responde a una ley de 2013”, finalizó.

Consejos para abordar el tema

El primer paso es “involucrarse. Dejar de poner excusas y finalmente colocar el tema sobre la mesa. Hay que informarse y empezar a consumir contenido sobre el tema”, sostiene el bahiense Sebastián Bortnik.

“Hay que amigarse con la tecnología, lo que no significa convertirse en un millennials o estar todo el día sacándonos fotos y subiéndolas. La cuestión pasa por entenderla, perderle el rechazo y probar las cosas que existen para conocerlas”.

El bahiense afirmó luego que “nuestra principal herramienta como adulto es el diálogo, pero para llegar a eso primero debemos pasar por las instancias previas”.

Satisfacción

Bortnik comentó la satisfacción que provocó en la ONG conocer el caso difundido por La Nueva. sobre la madre que salvó a su hija de 13 años de una persona que la estaba acosando por la red social Facebook.

“Por ese tipo de cosas hacemos lo que hacemos desde hace varios años. Uno cada tanto necesita conocer estos casos, para saber que nuestra tarea tiene sentido. Nosotros trabajamos mucho en cómo acompañar al menor cuando es víctima, pero lo que más nos interesa es que no lleguen a esa instancia”, afirmó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s