El valor de la transparencia


Es un valor aplicado a la conducta humana, no significa otra cosa que permtir que los demás entiendan claramente el mensaje que les estamos proporcionando y perciban un mensaje que exprese lo que realmente deseamos o sentimos.

Ser transparente es ser claro, evidente, no expresarse con ambigüedad que permita la interpretación.

En estas últimas semanas, el Perú se encuentra en una etapa decisiva para su futuro, ya que estamos a las puertas de elegir a un nuevo equipo de gobernantes que esperemos sepa seguirnos conduciendo por la senda del desarrollo y la prosperidad, entendida esta última como el bienestar extendido a todos los peruanos, sin excepción. Para ello necesitamos escoger a los aptos, moral e intelectualmente. Aquellos que no escondan lo que realmente quieran hacer y que una vez obtenido el voto, hagan todo lo contrario de lo que ofrecieron.
La transparencia es un valor esencial de la democracia y por ello, tenemos que ser muy cuidadosos para observa y evaluar a quienes nos presentan sus ofertas, para ver con toda objetividad si su trayectoria profesional o personal las avala.

Entonces, seamos consecuentes con lo que buscamos y lo que queremos. En nuestras manos está que las próximas fiestas electorales se den en un ambiente transparente y democrático.

El PERÚ ESPERA ESO DE NOSOTROS

La Lealtad como valor


Es un valor que se caracteriza por el desarrollo de relaciones de fidelidad entre los seres y/ o las organizaciones humanas. Es el actuar con hombría de bien. Es también, en el caso de algunos animales como el perro y el caballo, la gratitud que muestran al hombre aun a costa de sus propias vidas.

La lealtad es un valor fundamental, común, pero que pocas personas lo conocen y lo practican; no es sólo un compromiso de persona a persona sino también es el defender lo que creemos. Ser leales con nuestros principios, actuando en armonía con lo que sostenemos. Es la consecuencia de un sentimiento afectivo, es el resultado del discernimiento para elegir lo que es correcto.
Es típico trabajar en una lugar porque nos pagan; hacer negocios porque se va a obtener algún beneficio económico. Pero ¿en qué medida somos leales en estos tratos? Sigue leyendo

La lealtad en los tiempos difíciles

En la actualidad se dice que se han perdido los valores, que son pocos los que se practican y que la mayoría ya va perdiendo trascendencia. Se habla mucho de la honestidad, honradez, puntualidad y perseverancia; que son muy importantes a la hora de sacar un negocio adelante, pero acaso ¿la lealtad no cuenta?

Un perro, un animal que tratamos como una mascota y nada más, nos puede dar el mejor ejemplo de lealtad, en Japón después del terremoto y tsunami se quedó junto a otro perro que al parecer era su compañero y se encontraba malherido, pese a que el lugar se encontraba totalmente desolado, un sitio donde le sería difícil encontrar alimento. Cualquiera en su lugar hubiera buscado un refugio o huido de la zona, pero este se quedó con su compañero hasta que los encontraran.

Una empresa en su común desarrollo, lleva una relación tranquila con sus clientes, pero ¿qué pasa cuando una de las partes entra en crisis? ¿La empresa apoyará al cliente hasta que pueda estabilizarse? O ¿viceversa? Se ha preguntado usted si la lealtad forma parte de los valores de su empresa y más aún ¿si se practica? ¿Está siendo realmente leal con sus clientes? O son sólo un medio para su propio desarrollo económico. Tenga en cuenta que si sus clientes no alcanzan sus objetivos de crecer económicamente, usted tardará más en alcanzar los suyos.

S.O.S “Un Clamor Que Nos Une”

El mensaje de los Obispos del Perú, aparecido el día de ayer, como parte de una campaña de Docencia Cívica orientada al voto reflexivo con motivo de las elecciones generales 2011 y la exposición de un conjunto de criterios éticos para elegir mejor a nuestros gobernantes, no ha hecho mas que tocar de manera profunda el corazón de una empresa cien por ciento peruana, que cree en los destinos del Perú y que se suma de manera entusiasta a esta campaña que no tiene orientación ni sesgo alguno, sino que simplemente nos ilustra sobre los valores que debemos tratar de encontrar entre quienes postulan a los diferentes cargos de gobierno y parlamento para los próximos cinco años.

Cinco años que pueden marcar la diferencia entre el estancamiento como país que sólo piensa en términos de crecimiento económico, sin considerar que ese crecimiento debe traducirse en desarrollo social, en integración,
en una justa distribución de la riqueza que los empresarios seamos capaces de producir, para darle a nuestro esfuerzo ese contenido humano que tanto se necesita; porque cuando elegimos hacer empresa, elegimos
una manera de contribuir al bienestar general, empezando por el propio e irradiándolo en beneficio de la sociedad en general.

Por ello e inspirados por el lema “S.O.S, “UN CLAMOR QUE NOS UNE” empezaremos a desarrollar a partir de hoy día, un conjunto de disquisiciones relativas a los valores morales, es decir al comportamiento que debemos empezar por exigirnos a nosotros para poder contar con la fuerza necesaria para exigírselos a los que pretendan gobernarnos.

La honestidad, la transparencia, la solidaridad, la verdad, la inclusión, la perseverancia, la humildad y el compromiso,deben ser la guía de nuestras acciones como padres, como hijos, como sacerdotes, como militares,
como políticos y como empresarios. Sin ellos, quizá podamos en algun momento acumular riqueza de orden material que se perderá y malgastará, porque el uso de de esta riqueza, no estará orientado a la consecución del bienestar general.

Abramos pues nuestros brazos al Todopoderoso para pedirle humildemente que, en esta oportunidad, NOS PERMITA ELEGIR A LOS GOBERNANTES QUE EL PERU NECESITA.

SALMON & SALMON SAC
100% peruanos de verdad